Iglesia de San Salvador

Hoy comentamos la Iglesia de San Salvador, un edificio imprescindible en nuestra historia, pero muy desconocido para el público general. Vamos a conocer al Concejo de la Villa y Corte.

El cronista Quintana ya comentaba que la iglesia primero fue dedicada a Santa María Magdalena, pero siempre se ha puesto bajo interrogantes. Lo que tenemos claro es que si fue así, tuvo que cambiar de nombre antes del 1202, ya que en el Fuero ya aparece como San Salvador.

La iglesia original tenía una planta mucho más reducida que la que luego tuvo en el siglo XV, su fachada estaba de cara a la calle Mayor, a la altura de la Plaza de la Villa. Además la iglesia poseía un cementerio, en el que se celebraban los concejos abiertos, previo tañido de campanas y donde participaban todos los ciudadanos.

Y es que la idea de alcalde y ayuntamiento viene de épocas más bien modernas. Antiguamente, la Villa se regía por un concejo, formado de regidores, que eran los representantes en la reunión (algo así como nuestros concejales actuales). Este concejo primero fue abierto, y posteriormente el rey Alfonso XI lo convirtió en cerrado, lo que llevó a una privatización del poder, centrandolo en unas pocas manos (ya empezaba la oligarquía, no es nada moderno).

La torre que poseía era de un gran tamaño, tanto es así que esta junto con la de la iglesia de Santa Cruz primitiva, eran las llamadas “atalayas” de la Villa. La campana en lo alto era el instrumento utilizado para convocar estas reunionesm además de otras funciones muy peculiares. Además poseía el reloj más antiguo de Madrid, que seguramente se colocaría aquí, tras el incendio de la Puerta de Guadalajara (ya que esta poseía un reloj).

Los Reyes Católicos llegaron a intentar convertirla en Colegiata sin éxito. Como anécdota a destacar, aquí fue enterrado Calderón de la Barca. No es de extrañar ya que su casa estaba a escasos metros.

Posteriormente se llevaron a cabo diversas reformas, que vamos a detallar a continuación.

En 1533 se destruyó el techo de la nueva sala que se construyó para el Concejo madrileño, por lo que tuvieron que repararla por completo. La reforma se realizó en 1537, se afianzó la construcción e incluso se  llegó a cambiar de orientación la planta de la iglesia.

La obra que la condicionaría para siempre sería la de 1599, ya que con la ocasión del recibimiento de la reina Margarita (esposa de Felipe III), se derribó el pórtico construido en 1537, y la sala del Concejo, para ampliar el paso de la calle Mayor.

Y llegamos al fatídico año 1842, cuando se decide derribar el templo, por ruinoso, y se llevaría la parroquialidad a la vecina San Nicolás.

Iglesia San Salvador.JPG

Una pérdida que jamás recuperaremos y que por desgrácia el madrileño actual está olvidando a pasos agigantados.

 

Anuncios

7 comentarios en “Iglesia de San Salvador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s