El Real Jardín Botánico

Ya seas científico, investigador, especialista o simplemente un visitante curioso, el Real Jardín Botánico tiene algo que ofrecerte. Este jardín no es como otros, ya que como objetivo final está la divulgación. La muestra de especies de plantas o árboles tan diversas nos genera una ocasión perfecta para conocerlas, por lo que genera conocimiento práctico. Tambien cumple con la belleza clásica que entendemos con jardines que son bellos, por su estructura o por unas características concretas, el Jardín genera elegancia y una necesidad de pasear simplemente para disfrutar de su belleza. Pero no sólo esas características posee, ya que presenta exposiciones muy esporádicas pero de gran interes y la misión más interesante en mi opinión, la creación de un banco de semillas para conservar especies que probablemente vayan a desaparecer. Este banco no sólo lo tiene nuestro Botánico, sino que hay una red de bancos de semillas cuyo objetivo final es el de salvaguardar la riqueza floral que pueda estar en peligro.

Esas son las principales razones por las que el Botánico de Madrid existe y es imprescindible que sea visitado, divulgado y conservado.

Interior.jpg

Su historia es extensa y bastante movida. Concretamente su fundador fue el rey Carlos III, el 25 de julio de 1774 por Real resolución, estipuló su creación. Anteriormente ya existía un Botánico en Madrid, en las afueras de Madrid, concretamente en el Sitio de Migas Calientes, camino de El Pardo. Con esta Real resolución se trasladó este Botánico a las Huertas del Prado Viejo de Atocha, donde todos podemos visitarlo actualmente. Por iniciativa del Conde de Aranda y Ventura Rodríguez, que por aquel entonces era Arquitecto Real, se realizaron los desmontes y terraplenes para conducir las aguas que serían necesarias para el Botánico.

El proyecto final sería llevado a cabo por Francisco Sabatini, que decidió aterrazar el terreno en tres niveles para salvar la acusada pendiente y decidió crear un jardín con formas de un óvalo, insertado en un trapecio y este en un cuadrilátero.

Mapa.jpg

La Puerta Real, que da fachada al Paseo del Prado también fue diseñada por Sabatini. A continuación el proyecto lo continuó Juan de Villanueva, el cual modificó ligeramente el proyencto, ganando el claridad, más acorde a las formar neoclásicas de la época.

El traslado de plantas desde Migas Calientes comenzó en 1779, mientras que se desarrollaban las obras de edificación. La inauguración del Jardín se efectuó en septiembre de 1781.

2.JPG

La enseñanza de la botánica en el nuevo Jardín Botánico era mucho mayor y más especializada que la impartida en el antigua Migas Calientes, y consiguió muchísimas más alumnos debido a que estaba situado en el centro de la ciudad.

La plantilla del Botánico estaba formada por aquel entonces por dos catedráticos, un Primer Jardinero, dos ayudantes, dieciséis jardineros y desde marzo a octubre, seis peones adicionales. Además el Jardín contaba con un arquitecto, un maestro de obras y un portero, todos ellos dependientes de la Secretaría de Estado.

Pantalones.JPG
Olmo más famoso del Botánico “El Pantalones”

Se empezaron a impartir clases sobre botánica, comenzando en mayo y constaban de 24 clases, que se impartían en los edificios próximos al paseo de Atocha, donde estaba situada la vivienda del Primer Profesor. Entre 1786 y 1788 se celebraron ejercicios públicos de demostración y práctica de las enseñanzas impartidas.

El material científico del Jardín era de 153 libros de Botánica, Química y Cirugía y un herbolario de 1500 plantas. En 1787 consiguierón más materiales, tras la muerte de José Quer y su donación de 2000 plantas y 840 libros especializados. Ya en 1796 se contaban con unas 3000 especies.

Bonsais.jpg
Bonsais en el Botánico

Una de las facetas más desconocidas del Botánico es el desarrollo de sus expediciones para obtener más material y conocimiento. Simplemente las enumeraré porque son muy extensas cada una:

  • Expedición al Orinoco (1753-1761)
  • Expedición a Perú y Chile
  • Expedición a Nueva Granada (1783-1816)
  • Expedición a Nueva España (1787-1803)
  • Expedición Malaspina (1789-1794)
  • Expedición a Filipinas (1785-1795)
  • Expedición a Cuba (1798-1802)

Durante 1802 aumentaron las siembras llegando a más de 4000, 5800 en 1803 y 7500 en 1804. Además se enviaron semillas a otros jardines durante 1804 (unas 7000 muestras aprox.)

El Botánico tomaba un papel fundamental en la divulgación científica hasta que llegó la Guerra de la Independencia, que por fortuna no destruyó su archivo ni daño el Jardín, debido a que parte del personal más importante del Botánico era de origen francés. Aún así el conflicto paralizó por completo las actividades del jardín.

1.jpg
Cactus en el Invernadero Cálido

Con Lagasca al frente y la vuelta de Fernando VII podemos ver como vuelve la glória al Botánico. Se creó en 1815 el Museo de Ciencias Naturales, que supuso un antes y un después y dió un impulso tremendo a la autonomía científica en nuestro país.

Sin llegar a profundizar sobre ello, tenemos que tener claro que los invernaderos e instalaciones arquitectónicas más importantes se construyeron durante el siglo XIX bajo la dirección de Mariano de la Paz Graells y Miguel Colmeiro Penide.

Un episodio curioso fue el ciclón que destrozó muchisimos bienes inmuebles y materiales en Madrid en 1886. Este ciclón afecto al Botánico tambien y posteriormente se quiso realizar una ampliación junto con la reparación de los bienes dañados. La ampliación suponía añadir lo que es hoy la Cuesta de Moyano al Jardín y generaría 270 arboles nuevos. Pero antes de llevarse a cabo esta obra se adelantaron construyendo la cuesta de los libreros en 1893.

Durante la Guerra Civil el Botánico subsiste con lo que tiene. Por suerte se empaquetaron, guardaron y pusieron a salvo los archivos en el Museo del Prado, por si había un bombardeo que los pusiera en peligro.

En la posguerra y la dictadura sufrió su mayor daño ya que las instalaciones dejaron de tener uso esporádicamente y corría serio peligro el Botánico. Aún así paradojicamente se nombró Jardín artístico-histórico en 1942. En mayo de 1974 se decidió cerrar el Botánico al público hasta 1981. Por suerte se seguían utilizando las instalaciones de investigación (herbarios y biblioteca). El 2 de diciembre de 1981, 200 años después de ser concluido el traslado desde Migas Calientes a este lugar, se reinuguraba el Botánico en todo su esplendor, con sus restauraciones realizadas y un aspecto muy parecido al que siempre poseía. Desde entonces el Botánico ha desarrollado su labor ininterrumpidamente.

Bibliografía consultada y fotografías:

Artículos relacionados:

Anuncios

5 comentarios en “El Real Jardín Botánico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s