Cervantes, vida de un madrileño (1/5)

El escritor universal de nuestra lengua nació en Alcalá de Henares, o al menos todo apunta a que así fue, pero no llegaría a la capital hasta 1566, paradojicamente ya convertida en Villa y Corte. El futuro escritor y su familia llegarían a Madrid tras muchos viajes, por ciudades como Valladolid, Córdoba, Cabra o Sevill, donde Rodrigo Cervantes, su padre había probado suerte, pero sólo encontro deudas y malas experiencias, incluida la carcel. Ya se ha tenido en cuenta la posibilidad de que el pequeño Cervantes ya pasaría, aunque fuera de viaje, por Madrid, ya que la ruta típica que se realizaba de Alcalá de Henares hacia Valladolid, incluía a la capital en su itinerario.

Desde los seis hasta los diecinueve años, los Cervantes pasarían sus vidas en tierras andaluzas, hasta que un episodio con Andrea, la hija mayor, cambió todo. Resulta que Andrea tuvo un hijo con 21 años en 1565, apuntando todo a que fue fuera del matrimonio. Incluso en algunos escritos el apellido del niño baila entre Figueroa y Ovando. Finalmente Nicolás de Ovando fue confirmado como el padre, cuya familia salía perdiendo en reputación frente a los Cervantes, por lo que decidieron dotar de una cuantiosa cantidad económica para que Andrea pudiera cubrir todo, y que la imagen de los Ovando no se viera perjudicada.

2.jpg

Una vez zanjados los problemas que tuvieron los Cervantes en Andalucia, se trasladaron a Madrid, siendo aún una incognita el porqué decidieron venir aquí y no a otra ciudad. Aunque obviamente al año de venir, ya Madrid era donde se encontraba la Corte, gracias a Felipe II, por lo que todo indica que este fue un motivo importante.

A la ciudad llegan Rodrigo, el padre con 57 años cumplidos, bastante sordo, aunque seguía trabajando como barbero, su mujer, Leonor de Cortinas, Andrea la hija mayor con su hija, los varones Miguel y Rodrigo con 19 y 16 años respectivamente, Magdalena con 13 y Juan con 11. Andrés, el primer hijo que tuvo el matrimonio, falleció de pequeño y Luisa se quedó siempre en Alcalá, enclaustrada en el convento junto a la casa natal.

3.jpg

Las aventuras amorosas de las hijas de los Cervantes fueron apasionantes y dignas de un artículo aparte. Mientras tanto, el jóven Miguel, formado de manera brillante en Andalucía y ya bien dotado para las letras, ingresa en los Estudios de la Villa, de los que hemos hablado ya en algunas ocasiones en el blog, siendo Juan López de Hoyos su maestro en gramática. Publicaría algunas obras cortas en sus primeros años en Madrid y todo apuntaba a que la carrera de Miguel iba muy bien dirigida. Finalmente como toda buena historia, a Miguel también le llegaron infortunios, ya que con 20 años se enfrentó con Antonio de Sigura, por motivos aún desconocidos, aunque se dice de él que era un “andante en esta corte”, por lo que puede considerarse como un simple visitante de la Corte.

4.jpg

Por este episodio, Miguel tuvo que salir dirección a Italia para evitar el castigo de la justicia española y este sería el momento donde verdaderamente empezarían las increibles aventuras de su vida, que parecen sacadas de algunas de sus novelas.

Bibliografía consultada:

  • Cervantes, Madrid y el Quijote – Miguel Zorita Bayón

Artículos relacionados:

Anuncios

7 comentarios en “Cervantes, vida de un madrileño (1/5)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s